martes, 16 de agosto de 2011

HAGAMOS UN TRATO

"Compañera
usted sabe
puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted

es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo."

martes, 7 de junio de 2011

El Camionero y Pablo Neruda

Walking Around

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
Navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.
Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.


Pablo Neruda

lunes, 21 de marzo de 2011

Dejaremos Para Mañana

Dejaremos para más tarde
Los besos y las caricias
Los “te quieros, te necesito
Te echo de menos”.

Dejaremos para más tarde
Los radiadores calientes,
el café, tu sonrisa,
mi nescuik.

Dejaremos para más tarde
los sentimientos
y los pondremos a invernar
para despertarlos mañana,
cuando les quitemos el olor
a alcanfor, cuando el viento
vuelva a ser fresco, cuando
reine el ocre en tu mundo rosa,
cuando volvamos a ser
corazón y alma.

Dejaremos para más tarde
tus “Quiero” y mis “no
puedo”, mis ganas y
tus faltas.

Dejaremos para más tarde
los bucles y laberintos,
y volveremos a recrearnos en
jardines, en lagos, desiertos y
volveremos a escribir las
cartas que ya escribimos
y que nunca mandamos.

Lo dejaremos para más tarde
¿Vale?.

miércoles, 20 de octubre de 2010

PENSANDOTE

video

martes, 14 de septiembre de 2010

No se me ocurre na de na


Pos que guay, hemos quedado...para escribir en nuestros blogs. Y el caso es que no se me ocurre nada. Y es logico, con la presión no discurro bien, me se atrancan las ideas, no doy, no doy. Pero aqui sigo, en la pomada.
A si que te contare cualquier cosa, como que yo sigo en lo mio, la fotografia, ya sabes. Ideando nuevas cosas, alguna tengo en mente, ya tengo buscados focos y fondo, mañana compraré en los chinos algun regulador de luz para dar mas intensidad o menos segun necesidad. Y vestuario para la modelo (aunque vestuario poco que será un desnudo, jeje). Ahora me entero que no tienes nada que contar, pos anda que yo. No te agobies anda, pon la mente en blanco y piensa que solo as de preocuparte por las cosas llegado el momento, a mi empieza a funcionarme de nuevo. La que si a escrito algo es almudena, pero tampoco es que esté derrochadora de entradas, en tres meses dos, pero tambien ha estado muy ocupada.
En fin que suerte en tu prime dia de trabajo. 1000+1 bs

jueves, 6 de mayo de 2010

Retazos Y Pinceladas



Casi las ocho, al fin se acaba el día, día laboral, claro. Aún hay luz, maldito verano. No adelanto nada con quejarme, es mejor hacer el cierre y largarse de aquí, esta caseta me agobia, a medida que el día pasa, se estrechan las paredes peligrosamente, hasta el punto de provocarme cierto grado de asfixia. Quizá debería aprovechar la luz y salir a hacer algunas fotografías, para eso me traje la cámara, ¿no?. ¡Pero no! que coño, no tengo ni puta gana, aunque debería, todo esta verde, nada que ver con ese gris que tanto me gusta y que anegaba todo hasta hace bien poco. Los chopos, los campos sembrados de cebada, la hierba y un montón de bichos que no esperan encontrarse con el disparo eficiente de la nikon. Interesante pero, ¡no! paso. Mejor hago el cierre de los güevos y me piro a casa.
--¿Te pasa algo? tienes mala cara—¡Ja! mi compañero. Seguro que no se ha visto la suya, aunque seguramente debe dar asquito mirarme; no hablo, no río, no me apetece estar fuera de la caseta, no me apetece estar dentro de la caseta, no me apetece estar en esa casa. El frío de este sitio debe tener cierto influjo en los relojes y las horas de luz pueden ser hasta veintitrés. La otra es para dormir.
Me escuecen los ojos, quizá paso demasiado tiempo frente al monitor viendo Internet. Antes buscaba cosas interesantes o que me interesaban, ahora vago por los blogs de mis chicas, en youtube o en la página del tiempo. Fin de la imaginación, no doy para más. Escribo, sí, no para mí, no se hacerlo, escribo para ella… tampoco se hacerlo. –Vaya por dios, “C” hace una semana que no escribe y Venus tiene que tener problemas de conexión. Ups! mañana puede que llueva. Mierda de tiempo--.
Creo que los automatismos en los trabajos pueden hacer mejorar la producción, pero esto es demasiado automático, no tiene nada que ver conmigo, nada que ver con lo que quiero para mí. Me levanto, como, trabajo, me ducho, ceno, la tele, la cama. Todo es automático, quizá lo único que no lo sea es el momento de ir al baño, puede que ahora, puede que dentro de una hora, puede que en el peor momento. Mierda de vesícula.
Al coger el coche tengo a veces la sensación de que podría hacer estos dos Kilómetros casi con los ojos cerrados. Primero las “eses”, el stop, la subida, la bajada, el puente, el stop, giro a la izquierda, segunda, tercera, intermitente, derecha, aparco, punto muerto, fin.
--Una cañita, Juan, que solo son las ocho y media, que pintamos en casa ahora—Me la tendré que tomar solo. Ramiro viendo dibujos, mira tu por donde, eso me distrae.
--Una caña Rami.—Y deprisa, tengo sed. Se levanta parsimonioso, como de compromiso.
--Tienes mala cara—me dice. Confirmado; doy asquito. El día no ha sido bueno en lo personal, estuve todo el día muy triste y la culpa es mía por pensar que la felicidad está donde estáis todos vosotros, donde estan ellas, o lo que es lo mismo; a 482 kilómetros de aquí. No hay cosa que cambie mas deprisa que el estado de animo...
Una, solo una cerveza. No voy a negar que me gustaría emborracharme, pero no me gustan las resacas y mañana estaría peor que hoy. Podría fumarme unos canutos de esa hierba que pone tan malito a Juan, pero también me da miedo que me de algún tipo de bajada de tensión y he de confesar que no tengo habito para aguantar más de unas caladas. Además, ya pasó mi momento de ser un mierda y esconderme detrás de todo aquello que era susceptible de enajenarme o evadirme. Siendo todo así, no me queda otro remedio que subir a casa, quizá cenar algo o no, no se, y esperar a la hora bruja en la que puedo llamar a casa justo después de que ya se hayan acostado las niñas, se haya duchado y justo antes de que se enganche una noche más a una de estas redes sociales tan guays. Trataré de sacarle alguna palabra bonita que me sustente durante las horas de sol, que me ayude un poco a pasar el trago. Una metadona que sustituya la droga de verla.
Dejaré que pasen las horas, dejare que pasen las tardes, desearé que llegue pronto la noche, desearé que pasen pronto los días, para que pueda llegar el fin de semana a casa y desear que no pasen ni las horas, ni las tardes, ni las noches, ni los días.

A Quien Me Esté Escuchando...


Hoy todo es de color gris, curiosamente mi favorito, ¿Sabes cuantos matices tiene ese color?, da igual, por que hoy lo mas brillante del firmamento no son tus ojos, hoy el perfume más fresco no es la colonia de las niñas en tu piel, hoy está desenfocada tu sonrisa en mis ojos, hoy no recuerdo el tacto de tu pelo cuando lo paso entre mis dedos, hoy... hoy todo es una mierda...